lunes, 24 de octubre de 2011

Bernardo Hernández: "Mentes brillantes somos todos"


Bernardo Hernández estudió ICADE, realizó un Máster en Finanzas por Boston College, tiene el título de Chartered Financial Analyst (CFA), y actualmente es uno de los líderes de Spanish Business Angel y director de productos emergentes de Google. En un futuro muy cercano Bernardo será director de Zagat, empresa recién adquirida por Google. 


Este año hemos podido disfrutar de su speech en el "El Ser Creativo. II Congreso de Mentes Brillantes" dentro del tema "¿Hacia dónde vamos montados en la tecnología?" junto a Luis Álvarez-Gaumé (Director del grupo de Física Teórica del CERN de Ginebra), Alberto Calero (Director del CEO Office de France Telecom España) y Randi Zuckerberg (Ex-responsable de Estrategia y Mercados de Facebook), y la verdad que fueron unas exposiciones magistrales.


Contaba Bernardo que durante los últimos años la creatividad ha estado restringida al diseño, al arte... pero está en nuestro día a día cuando elegimos la ropa con la que vestirnos, al solucionar un problema o al escribir un tweet. Pero hay que saber transformar esta creatividad en el éxito. Aunque, ¿qué es creatividad para Bernardo Hernández? La identificación de un problema y dar con la solución de es problema con algo distinto, mejor y estándar. Por ejemplo, Google organiza toda la información y la agrupa, eso le ha hecho ser el buscador más importante del mundo (aunque no fue el primer buscador). YouTube, en el que se suben más de 48 horas de vídeo al minuto y es muy fácil compartir la información. Twitter, donde todos nos convertimos en periodistas y creamos nuestras propias audiencias (se escriben más de 250 millones de tweets al día).  Y Facebook, con 800 millones de usuarios gracias a aunar la eficacia y la diferencia. La creatividad es el factor común del éxito de todo esto.


Pero, ¿qué nos lleva a este éxito? Según Bernardo hay 5 puntos en los que la creatividad va de la mano de este éxito:


1. Frontera de lo posible. Hay que poseer un profundo entendimiento de lo que la tecnología es capaz de hacer y tener talento capaz de desarrollarlo. Esto podrá ser posible si contamos con unos recursos que permitan hacerlo realidad. Por ejemplo, cada dos días creamos tanta información como la que había desde el comienzo de los tiempos hasta el 2003. Hoy en día, la información digital que existe es mayor a todo lo que había escrito en todos los libros existentes en todos los idiomas.


Un aspecto fundamental es que Internet no es una serie de vínculos entre páginas sino un conjunto de vínculos entre personas. Y los social networks son la columna vertebral del resto de los desarrollos tecnológicos.


2. Necesidad de hacer negocio. Las invenciones deben crear modelos sostenibles de negocio. A modo de ejemplo Nikola Tesla, la mente culpable de la corriente alterna o las armas de energía directa, que se gano la fama de mucha gente y que murió arruinado en una suite porque la creatividad científica era su inspiración pero la mayoría de las ideas no tenían ninguna aplicación práctica en la vida. También es fundamental crear valor para usuarios dispuestos a pagar y de esta manera lograr que nuestros productos sean utilizados por millones de personas.


3. El caos es necesario. Se tolera muy poco, el caos, pero es sano y genera un ecosistema de diferentes alternativas que aceleran el aprendizaje y la optimización de la creación. Además, no hay idea de éxito que haya salido de un plan ordenado.


4. Equivocarse es bueno. Primero, es imposible (estadísticamente hablando) que todas las ideas sean correctas porque el error es una parte fundamental de nuestra evolución biológica. Segundo, hay que aprender de ellos y hay que equivocarse mucho y muy rápido porque el ruido y la confusión ayuda a la creatividad. Tercero, el error nos fuerza a repensar, replantear, rediseñar... hasta cumplir el objetivo. Y por último una frase muy acertada de Benjamin Franklin: "La historia de los errores de la humanidad es más valiosa e interesante que la de sus descubrimientos".


5. Entornos fluidos y planos. Las mentes creativas necesitan de entornos fecundos que ayuden en el desarrollo y es que sólo cuando dispones de talento, la información se comparte... las cosas funcionan. Por ejemplo en las universidades, donde la información se publica rápidamente. A lo largo de la historia ha habido  ciudades o lugares donde se ha concentrado un gran número de genios: Italia en el siglo XIV, Londres en el S. XIX y Silicon Valley en la actualidad. 


Mentes brillantes somos todos y nos espera un futuro muy prometedor si solucionamos todos los problemas, y es que aún tenemos muchos problemas que resolver. Y la pregunta no es Si es Cuándo, Quién y Cómo.


Lo importante es el TÚ.